sábado, 16 de febrero de 2019

CON BASTOS Y ENCIMERA


Jué’n el boliche “La Posta”
que’stá en el camino rial
ande hace esquina formal
con la caye de la costa;
la gente -como langosta-
cáiba en aqueya ocasión,
y es que como linda entretención
cuando anuncian ¡jinetiada!,
retoza la paisanada
en tamaña diversión.

Ya de temprano se vía
que la reunión linda era,
y con bastos y encimera
cada animal se subía.
Los beyacos, a porfía,
buscaban ganar la apuesta,
pero tenían la rispuesta
de ‘hacha y lonja’ en los camperos
jinetes, que’n sus esmeros
hacían vibrante la fiesta.

Se amontonaba el gauchaje
atrás de la empalizada
siempre atenta la mirada
pa’nde chocaba el coraje.
(Anque’l variao beberaje
tiraba pa’l mostrador
a’quel que’ra gustador
de un vino o de una cerveza,
y anque parezca estrañeza:
de un naranjín, pa’l calor…).

La cosa era con final
y pa’l desempate, pues,
los reservao eran tres
¡a cada cual, más bagual!
Y en topada colosal
sobre un chuzo mascariya
un tal Jacinto Amariya
que lo anduvo sin apremio,
¡se alzó los pesos del premio
y el aplauso de la oriya!
                                  (11/01/1990)
Versos de Carlos Raúl Risso E.

miércoles, 23 de enero de 2019

SIN AFLOJAR


¡Aaaaamigo! ¡Sí que hay que’star!
cuando ‘la mala’ s’enjeta
y atropeya a las gambetas
acostumbrada a voltiar:
¡óigalé!, no he de aflojar
anque muy maltrecho esté
y si me ha dejao de apié
no me arredro ni me encojo
…que’n un restito de arrojo
soy de jugarme con fe.

Cuando la suerte anda esquiva
la taba es… costiya o culo
(es querer planchar un rulo:
será crespo mientras viva).
Es mejor tragar saliva,
apechugar y seguir
que si el sol güelve a salir
-anque un nubarrón lo tape-
guay! que a la mala le’scape
y dentre’n firme a esistir.

“-Mirá hermano -me dijo uno-
con fe, que harás lo mejor”,
y ya me salió el cantor
tratando un canto oportuno
de áhi que mis rimas acuno
y mermando lo pasao
canto a un mañana alumbrao
con claridades de albura
ande taye la frescura
y al vivir, ser aplicao.
                                  (21/01/2019)
Carlos Raúl Risso

domingo, 30 de diciembre de 2018

TORMENTÓN

por la fuerte tormenta desatada a las 2.30 de la madrugada del 30/12/18

La negra comba del cielo
jué presagio’e batifondo
y rompió un trueno en redondo
los nubarrones de un pelo,
-de un relámpago el desvelo
había anunciao la junción-,
y se soltó un chaparrón
como p’ahugar a la tierra…
¡Amalaya… la gran perra,
qué tristura y desazón!

Como a baldazos se oía
que se descargaba el agua
queriendo apagar la fragua
que había tayao tuito el día;
un juerte viento corría
como arriando la calor
y a lo lejos el fragor
de un trueno tras otro diba
anunciando de que arriba
la cosa estaba pa’ pior.

Al pronto, dispués de un rayo
que alumbró por un segundo
s’hizo un silencio projundo
y amainó, como detayo:
se alzó el viento de soslayo
y pa’ otros pagos rumbió,
el agua se serenó,
s’hizo el chaparrón garúa,
y unque liso continúa,
lo pior -pienso-, ya pasó.

Se jue’scurriendo la noche
y cuando amagaba el día
con la primer luz se vía
que’l viento tayó a derroche:
al tala l’hizo un desmoche
que amontonó contra el pozo,
que se’ncuentra pesarozo
porque le ladió el crucero
y en las chapas del chiquero
dejó enroscao un destrozo.

El arroyo es un espejo
yenito de oriya a oriya
y el agua del bañao briya
limpita, a puro reflejo.
El tormentón se jué lejo’
tras de su azote brutal,
cruel pa’l hombre o animal
cuando desata su embate,
pero aura… templando el mate
¡soy capataz de mi rial!
                               (30/12/2018)
Carlos Raúl Risso E.-

lunes, 24 de diciembre de 2018

Saludo Fin de Año 2018


El 18 es puro achaque
y el 19 se alista
que ya está pidiendo pista
sacudiendo el almanaque;
¡dejen nomás que se atraque
que lo habremos de domar!,
pero aura quiero brindar
(aunque’n verdá, poco bebo),
por Navidá y Año Nuevo
¡y que Dios venga’lumbrar!
                                 (22/12/2018)
Afectuosamente,
                              Carlos

domingo, 5 de agosto de 2018

BAJO EL ALERO


Alero: estensión del nido
que construido en base a barro
resultó el rancho bizarro
bien firme al suelo priendido.
Alero: estensión del nido
en que’l modesto paisano
que te alzó usando su mano
cual herramienta primera,
te bajó de la cumbrera
como un alón soberano.
  
En el gaucho rancho alero,
sos como una pieza más
porque en vos tendió al solaz
el patrón, hombre campero.
En el gaucho rancho alero,
juistes ‘el recibidor’
cuando cayó el domador
qu’iba en busca del soguero
y siguió yendo, mañero,
por una chinita en flor.

A tu crioya sombra alero
pensando en la mazamorra
se le buscó al máiz camorra
pisándolo en el mortero.
A tu crioya sombra alero
las lonjas se mazetiaron
que precisas se cortaron
pa’ pilchas del chacaneo
y algunas otras, ya creo,
que pa’ paquetiar se usaron.

Bajo de tu amparo alero
una mañana’e verano
la paisana y el paisano
hablaron del crío primero.
Bajo de tu amparo alero
aquel gurí juguetón
gatiaba tras “El Rabón”
aquel cuzco bayo overo
que s’hizo su compañero
y le dio su protesión.

Supiste de cabayadas,
de yerras, rodeos y apartes,
porque no hubo mejor parte
pa’ una conversa aplicada.
También resonó alterada
bajo tu resguardo alero
el vozarrón del resero
que cuasi el río se lo yeva …
¡Qué la gaucha vida abreva
bajo tu resguardo… alero!
                                (04/08/2018)

Versos de Carlos Raúl Risso

viernes, 20 de julio de 2018

AMIGO!!


Canto un canto a los amigos
cuyas amistades tengo
y en ese canto sostengo:
¡la vida está de testigo!
En ese cantar prosigo
firme’n el rumbo trazao
que si soy afortunao
porque de amigo te tengo,
como antes dije: ¡Sostengo,
vas de la vida, a mi lao!

miércoles, 23 de mayo de 2018

TEMPLANDO ALTO


¡Ah, mi amigo! Si señor
¿cómo no le viá contar?
¡si cuando empiezo a cantar
me tiemplo como el mejor!
Verdá qu’he sido andador
y que andador sigo siendo,
soy de los que aprienden viendo
y oservando los detayes
que’n cayejón, güeya o cayes
la esistencia jué’scribiendo.

Me ha dao el andar la vida
alegría, sinsabores,
desdichas, también honores,
algo grato, alguna herida;
en esa esperencia anida
el saber que me apuntala;
ave que’stiende sus alas
remonta el güelo sin prisa
y cada crioyo priecisa
curtirse, pa’mostrar galas.

Siempre me gustó ensiyar
en cuestiones de paseo
un pingo que’n su escarceo
se supiera soliviar;
en cambio pa’ trabajar
busqué’l de aspeto dormido
pero que se hace estampido
cuando en la rienda se siente.
(Ese sosiego prudente
le deja un resto escondido).

En el cayar con prudencia
no se’sconde cobardía,
es cobarde’l que a porfía
se vuelca pa’ la osecuencia;
el que atúa con decencia
y habla sin gritar, con tino,
defendiendo lo genuino
con firme convencimiento,
¡ese es valiente sin cuento
y en ese rumbo me inclino!

Ser valiente es proceder
dispuesto pa’l tranco atrás
si se dijo algo de más
o se’quivocó al hacer;
agayas hay que tener
si hay que defender a fondo
la cuestión que cala hondo
y enráiza en el sentimiento,
a esas cosas las enfrento:
si hay que responder, ¡respondo!

Ya ve: templando me animo
a cantar con fundamento.
(No siempre’l canto del viento
es el mejor ni el que’stimo);
al fogón a que me arrimo
vuelco mi gaucha esperencia,
y unque humilde de presencia
del diablo, el refrán le dejo:
de que sabe más por viejo
que toda su mala cencia.

Y aura me yama el cencerro
que hace sonar la madrina
de las costumbres genuinas
por un rumbo que no erro;
es que a la güeya me aferro
que trazaron mis mayores
con sus saberes mejores
por los que hoy canto y opino,
con este acento argentino
que tiene patrios colores.
                                      (17/11/2000)

Carlos Raúl Risso