domingo, 12 de abril de 2015

GALERA DE MAURO GÓMEZ

Desde El Carmen de Las Flores
y por Tapalqué cruzando,
va la galera rodando
del “mayoral” Mauro Gómez.
Como en viajes anteriores
rumbo a San Carlo’e Bolivar,
lugar al que siempre arriba
tras recorrer treinta leguas,
dando en la posta la tregua ,
de que’l camino los priva.

Al trote largo y parejo
de los fieles “colorao”,
al paisaje desolao
lo cruza en cayao cortejo;
el camino desparejo
hace que bailen las ruedas,
mientras en el aire queda
de irregular estatura
la turbulenta figura
que forma la polvareda.

El arroyo de Las Flores
y la Cañada “El Recao”,
son dos pasos delicao
por no decir de los piores;
ayí muestran sus valores
“los colorao” marca’e Prida,
entre las aguas dormidas
de’sos lechos pegajosos,
afirmándose afanosos
por continuar la partida.

Luego trota la galera
cuando en silencio se acuna,
sobre un médano la luna
de la noche compañera.
Y ya cerca los espera
de la posta, el tibio amparo,
y ni bien la divisaron
se dejó oír la corneta,
avisando que a la meta
junto a la noche yegaron.

Ya en la posta, respiraron
al dejar el balancín,
los cabayos, que’l trajín
sin aflojar soportaron.
Los pasajero’estiraron
las piernas, medio’cansao;
en el campo desolao
los cimarrones auyaban,
y en el fogón ya chirriaba
la grasita del asao.

                                (24/05/1972)

miércoles, 24 de diciembre de 2014

FANTASIANDO

(... y por qué no...?)

Tuve’n el tiempo, una vez,
el amor de una morocha,
más quien la vida derrocha
suele tener un traspié.
Pensé que hasta mi vejez
m’iba a dir acompañando
pero el pampero, soplando
le aventó al fogón las brasa’
y como que todo pasa
solito me fui quedando.

Y aura una macua “alazana”
me tiene como almariao
y ando yendo pa’l poblao
y cada vez con más gana;
como no es nada paisana
no acierto como atracarme
y aunque sabe convidarme
en el gayeta, un amargo,
dispués sigo al tranco largo
y solo logro alejarme.

“Animal zonzo el varón
cuando el amor lo domina”,
sentenció alguno que opina
transido del corazón.
Es la esperencia espresión
que se debe aprovechar,
vale la pena empezar
con la intención más desiada,
quizás… una “colorada”
su amor me pueda entregar…

                                      (24/12/2014)

miércoles, 19 de noviembre de 2014

DEFILE

Defilaste “Tradición”
vestida de azul y blanco
en pingos de airoso tranco
y en gauchos, de corazón.
En más de una ucasión
jue proclamada tu muerte
pero cualquiera hoy alvierte
al oservarte lucir:
¡que por siempre has de vivir
porque estar viva es tu suerte!        

Sin duda, ¡qué lujo es ver
hombres pa’ ensiyar, parejos,
que ya amuestran dende lejos
condiciones de saber!
Otros tienen el valer
de lucir una tropiya,
que’n su entable hoy maraviya
al incrédulo pueblero,
y que ayer -junto al resero-
tranquió por yano y cuchiya.

Otros en una volanta,
en carro, en sulky o en chata,
muestran algo que retrata
un pasao que se agiganta.
Y si hay un ayer que canta
también pasa la carreta
que a la historia se enhorqueta
sin que’l presente la meye,
y al tranquito de sus güeyes
¡ya ni el tiempo la asujeta!

Van camperos, que enancadas,
yevan paisanas donosas,
livianas, sueltas, airosas,
como flores perfumadas;
otras pasan bien montadas
a la usanza femenina,
pues no solo en la cocina
demuestra su condición:
¡que hace también tradición
nuestra mujer Argentina!

Y en semejante entrevero
de hombres, cabayos, carruajes,
gurises de crioyos trajes
rinden culto a lo campero,
¡si hasta el hombre más matrero
se siente al punto tocao!,
y uno piensa en el pasao,
en el ayer, lo que jue…
Y viendo lo que se ve
¡se pone’l pecho inflamao!

Y van las delegaciones
defilando de una a una,
y el animador auna
a cada, sus condiciones.
Hay estancias con sus piones
que también hacen su paso.
Y digo cerrando el trazo
en que describo esa ación:
¡Defilaste, tradición,
mostrando que no hay ocaso!
                                                        (30/12/1987)


lunes, 10 de noviembre de 2014

75° ANIVERSARIO DEL DÍA DE LA TRADICIÓN

75° Aniversario del
Día de la Tradición
     1939 – 2014

¡Día de la Tradición!:
henchido el pecho y ufano
como galopiando el yano
retoza mi corazón.
Se hace la fecha mojón
y el ayer gaucho es bastión
que’n un presente paisano
lo hace al país soberano:
¡Día de la Tradición!

Feliz día a todos los tradicionalistas!!

                             C.R.R.

miércoles, 22 de octubre de 2014

PA' MADALENA

(triunfo)

Primera

Juan de Garay anduvo
por los comienzos.
¡Lo nombro por los comienzos!

Acá habitaban indios
de raza pampa.
¡Ya me imagino la estampa!

Por mil seiscientos treinta
ya se sabía.
¡Qué una redución había!

Por “pueblo de las islas”
lo conocían.
¡Dicen que así le decían!

Estribillo

Este triunfo es pa’l Pago
de Madalena.
¡Miren si vale la pena!

Segunda

Dicen que jué fundao
en mil siete treinta.
¡La antigüedá representa!

Doscientos cincuenta años
yeva de vida,
¡la antigüedá recorrida!

El “Fuerte de Atalaya”
en su partido,
¡era heroico y conocido!

Pasó Rosas su infancia
por estos pagos.
¡Los nombro a “los coloraos”!

Estribillo

Este triunfo es pa’l Pago
de Madalena,
¡¡Corre tu sangre en mis venas!!
                                   (12/05/1970)

LO QUE ME GUSTA

Madalenense, señores,
pa’ más: del Paraje “el Pino”
-viejo cruce de camino
del pago de mis mayores-;
soy surero -aunque hay mejores-
dende los pies al sombrero.
En cualquier rancho campero
comienzo a desensiyar,
y no sé hacerme rogar
si hay que versiar, aparcero.

Nací aya por la mitá
del siglo que va corriendo
y mi canto, va diciendo
de senciyés y amistá;
mi ranchito es la humildá
de mi vida de campero.
El trabajo es mi ladero
y el oservar es mi cencia,
porque se toma concencia
viendo lo que’s verdadero.

Me gusta ser un testigo
de las cosas campechanas,
y a caminar voy con ganas
montao en mi pingo amigo.
Entonces siento el abrigo
de que’l campo me rodea,
y despriendo la manea
que traba mi pensamiento;
voy silbando con el viento
mientras mi flete tranquea.

Es mi gusto el apreciar
lo que a mi costao ocurre,
y mi vista no se aburre,
tuito me gusta mirar:
ver el vacaje pastar
tranquilo junto a un arroyo,
el saludo de algún crioyo
que anda por otro potrero,
o el trabajo de un hornero
sacando barro de un hoyo.

Me gusta si están versiando
entreverar mi decir,
y las tabas sacudir
despacito, malambiando.
Me gusta de vez en cuando
ya yegada la ocasión,
priendérsele a un “pericón”,
un “triunfo”, una “hueya”, un “gato”…
Lindo es matiar largo rato
en derredor del fogón.

Y también en un fogón
me gusta el oír contar,
algún relato sin par
por un crioyo ya viejón.
Y aura, va mi saludón
en ésta, mi crioya mano,
que ya me reclama “el ruano”
relinchando en la tranquera,
les digo: “Hasta que Dios quiera,
con su licencia, paisanos”.

                                 (15/05/1970)

lunes, 21 de julio de 2014

DIGO ¡AMIGO!

A Jorge Danilo Vega, en respuesta

Me ha dejao el corazón
rebozante, el pecho henchido,
ese verso qu’he leído
prestando mucha atención.
Enarbola su razón
la mesma razón que’s mía,
de áhi que mi sentir se avía
con ese decir campero:
“uno mesmo en otro cuero
es la amistá”, bien diría.

Que no es estarse y no estar,
ni es ser familiar, bien digo,
que’s otra cosa el amigo,
si señor!: ¡otro cantar!
Es aquel que sabe dar
justito, cuando hace falta,
es el que nada resalta
pero está… aunque’sté lejos;
es el que tira un consejo
y por saber… no se’smalta.

Cierto que no es necesario
pensar igualito en todo,
cada cual tiene su modo
y disentir, no es calvario;
un amigo, de ordinario,
te’nriquece con su aprecio.
Es palenque cuando es recio
y pulpa, si hay que ser blando.
Digo ¡amigo!, voz de mando
cuando la’mistá es sin precio.
                                         (21/07/14)

    “Y DIGO: AMISTAD”
(Aunque no todas son rosas…)

Según creo, la amistad
es a dos almas, regazo
y latido que de un  trazo
da vida a cada mitad;
más…me golpeo sin piedad
una silente traición,
y al buscarle la razón,
desencantado y maltrecho
sentí desgarrado el pecho
y dolido el corazón.

Y dolido el corazón
aunque abierto a la esperanza
pues seguí creyendo, a ultranza,
en mi intima convicción
hoy, la actitud del felón
en mi memoria no cuenta
ya que desde su afrenta
lo desprendí de mi afecto,
y quedé con el dilecto
amigo, que no se avienta.

Amigo que no se avienta
(invalorable fortuna)
es quien en si mancomuna
lo que falta, ….o lo que aumenta;
puede que apruebe o disienta
no oficia de lisonjero,
es, sin dobleces, sincero
y a su “otra mitad” resume,
porque el sabio aserto asume:
“ser uno, con otro cuero…” (*)
                                         Julio de 2014
(*) A. Yupanqui: “La amistad es ser uno, con otro cuero”.

Versos de Jorge Danilo Vega