viernes, 22 de mayo de 2015

ESPERENCIA

“Hay que seguir pa’delante
-murmuró Sisto Contrera-
que la mano venga fiera
no va’meyarme’l aguante;
no hay cáido que no levante
ni airoso que no se caiga
como que’s difícil que haiga
un lazo que no se corte
¡ni razón que más me importe
que la que al suelo me arraiga!

Que como crioyo he nacido
y he pisao la tierra en pata,
de adentro se me desata
hecho canto, un alarido;
me siento al suelo priendido
muy propiamente enraizao,
orgulloso del pasao
qu’heredé de mis mayores
y educao en los valores
que hacen a un hombre templao”.

Pasó la mano al sombrero
como revisando el ala,
y la requintó con gala
en un gesto muy campero,
sacó un negro, y el yesquero
al pronto, apuró la brasa,
dio una pitada machaza
y se acarició el bigote,
abrió los ojos grandote’
y sentenció, por su raza:

 “Hoy, argentino es cualquiera
pero no cualquiera es crioyo,
(que no ha de ser cualquier poyo
gayó, pa’ndar en gayera),
hoy se innora la bandera
cuasi… ni caso se le hace,
ya no es Patria, ande se nace
-¡si cualquier lao da lo mismo!-,
y escasea el patriotismo
porque ya no hay quien lo abrace.

Los heroe’ durmiendo están,
y naide a espiarlo’se asoma
y naide’l ejemplo toma
por lo que dieron y dan.
A mí no me quebrarán
estos tiempos confundidos,
tengo alerta los sentidos
pa’ rumbiar en la tormenta
¡que si el lazo se revienta
lo ingeriré sin cumplidos!”

Tiró a las brasas el pucho
con la última pitada,
tendió lejos la mirada
y se guardó algún cartucho…
(porque’l que ha vivido mucho
de fijo aprendió a guardar).
Dentra el silencio a tayar
mientras contemplo a Don Sisto
y pienso: ¡Me alumbre Cristo
la güeya que debo andar!
                                    (11/03/1997)

viernes, 8 de mayo de 2015

MESMO QUE'L DIABLO

1
Conocí un viejito hace años
en “los pagos de la costa”;
pa’ comer como langosta
a pesar de su tamaño.
Su rancho era un nido estraño
de paja, ramas y barro;
lo acompañaba un catarro
que a veces cuasi lo augaba,
y aunque cansao lo dejaba
sobre’l pucho iba un cigarro.
2
Ya la vida con su peso
le había encorbao la postura
y diría que su figura
hacía un justo contrapeso:
de sentadera era grueso,
de adelante, barrigón;
andaba al tranco lerdón
porque nunca tenía apuro,
y era pa’ ver en l’oscuro
lo mesmo que un lechuzón.
3
Las cejan le hacían ramada
a ojos chiquitos y huraños,
y usaba de muchos años
una barba enmarañada.
Tenía la cara cruzada
por los surcos de la vida;
la nariz grande y torcida
con el pelaje algo moro,
que a un sombre ‘güevo’e toro’
daba en la nuca cabida.
4
La camisa parecía
por las manchas, que’ra overa,
lo mesmo la corralera
que de chica ni prendía,
agatas si le cubría
un poco abajo del codo,
y yevaba’l viejo modo
doblao en punta hacia atrás,
un pañuelo bataraz
¡lo más arrugao de todo!
5
La faja abajo’e la panza
le cinchaba la bombacha,
y era un lujo pa’ su facha
ver que a la más crioya usanza
la rastra que cáiba mansa
con dos cadenitas sueltas,
lejos, era en la regüelta
estampa tan descuidada,
la cosa más apreciada
sin andar con muchas güeltas.
6
Su presencia era cortona
(pa’ no yamarlo petizo),
y el tener panza le hizo
la figura retacona.
La bombacha de cambrona
-viejaza, muy sucia y rota-,
le cáiba sobre la bota
-ya de tan chueca, sin taco-
y calzaba por macaco
una cuchiya grandota.
7
De limpieza ni que hablar
porque al agua le arisquiaba
y solo si lo mojaba
alguna yuvia al pasar.
Su jedentina sin par
no hay forma que la relate,
le hacía como chocolate
el cueyo con el sudor…
Al agua, su gran temor,
solo la tomaba en mate.
8
Sabía prienderse a la bota
como mamón a la teta
y si chupaba de jeta
su angurria daba la nota;
si por áhi alguna gota
del licor se le chorriaba
con la lengua la juntaba
mientras que se relamía,
y la panza se aplaudía
de satisfecho que’staba.
9
Pegote pa’ las mujeres
como mosca pa’l pastel
las encaraba sin yel
sin pedir los pareceres.
Era en esos menesteres
decedido y con jortuna,
siempre conseguía alguna
tanto joven como vieja,
y pa’ su rancho “en pareja”
golvía a la luz de la luna.
10
Poco afeto a trabajar
pa’ sustentarse’n la vida,
nunca andaba sin comida
porque’ra hábil “pa’ cazar”.
Claro que como al pasar
a veces “cazaba” ajenos…
pero él decía muy sereno
que le apartaban las reses
pa’ que pedir, no tuviese,
porque’ran vecinos güenos.
11
Más ayá de la bondá
de aqueyos supuestos hombres,
tuvo más de un lío sin nombre
hasta con l’autoridá,
porque a decir la verdá
el día que no carniaba,
en alguna trampa’ndaba
o hacía gresca en el boliche
con más vino que un trapiche
porque lindo se mamaba.
12
Amigo de las cuadreras
siempre cuidó algún cabayo:
supe conocerle un bayo
que ganó varias carreras;
nunca se sabía endeveras
cuando estaba pa’ ganar,
porque atrás lo solía echar
cuando menos se’speraba,
pero él, en grande embolsaba
mandando al otro a jugar.
13
No le conocí un pariente
ni supe ande había nacido;
ni tampoco su apeyido
y solo tengo presente
que lo yamaba la gente
Don Serapio… joso, El Viejo,
y en verdá que ya era añejo
anque no por eso güeno…
¡Si era más pior que veneno
y’indigesto como hoyejo!
14
Pa’ ensiyar tenía un petiso
doradiyo y mansejón
peludo igual que’l patrón,
clinudo y de cola’l piso.
Se me hace que lo diviso
en apariencias iguales,
costiando los pajonales
al tranco lerdo y seguro
siempre pensando, de juro,
como agenciarse unos riales.
15
Viviendo entre lagartijas
me dijieron que murió
pero tuito dudo yo
de’se viejo sabandija.
Nadie apretó las clavijas
al anciano de quien hablo,
y esta rilación que’ntablo
endispués de tantos años,
la cierro y no sería estraño
que’l viejo, ¡sea el mesmo diablo!

                                    (02/03/1980)

domingo, 12 de abril de 2015

GALERA DE MAURO GÓMEZ

Desde El Carmen de Las Flores
y por Tapalqué cruzando,
va la galera rodando
del “mayoral” Mauro Gómez.
Como en viajes anteriores
rumbo a San Carlo’e Bolivar,
lugar al que siempre arriba
tras recorrer treinta leguas,
dando en la posta la tregua ,
de que’l camino los priva.

Al trote largo y parejo
de los fieles “colorao”,
al paisaje desolao
lo cruza en cayao cortejo;
el camino desparejo
hace que bailen las ruedas,
mientras en el aire queda
de irregular estatura
la turbulenta figura
que forma la polvareda.

El arroyo de Las Flores
y la Cañada “El Recao”,
son dos pasos delicao
por no decir de los piores;
ayí muestran sus valores
“los colorao” marca’e Prida,
entre las aguas dormidas
de’sos lechos pegajosos,
afirmándose afanosos
por continuar la partida.

Luego trota la galera
cuando en silencio se acuna,
sobre un médano la luna
de la noche compañera.
Y ya cerca los espera
de la posta, el tibio amparo,
y ni bien la divisaron
se dejó oír la corneta,
avisando que a la meta
junto a la noche yegaron.

Ya en la posta, respiraron
al dejar el balancín,
los cabayos, que’l trajín
sin aflojar soportaron.
Los pasajero’estiraron
las piernas, medio’cansao;
en el campo desolao
los cimarrones auyaban,
y en el fogón ya chirriaba
la grasita del asao.

                                (24/05/1972)

miércoles, 24 de diciembre de 2014

FANTASIANDO

(... y por qué no...?)

Tuve’n el tiempo, una vez,
el amor de una morocha,
más quien la vida derrocha
suele tener un traspié.
Pensé que hasta mi vejez
m’iba a dir acompañando
pero el pampero, soplando
le aventó al fogón las brasa’
y como que todo pasa
solito me fui quedando.

Y aura una macua “alazana”
me tiene como almariao
y ando yendo pa’l poblao
y cada vez con más gana;
como no es nada paisana
no acierto como atracarme
y aunque sabe convidarme
en el gayeta, un amargo,
dispués sigo al tranco largo
y solo logro alejarme.

“Animal zonzo el varón
cuando el amor lo domina”,
sentenció alguno que opina
transido del corazón.
Es la esperencia espresión
que se debe aprovechar,
vale la pena empezar
con la intención más desiada,
quizás… una “colorada”
su amor me pueda entregar…

                                      (24/12/2014)

miércoles, 19 de noviembre de 2014

DEFILE

Defilaste “Tradición”
vestida de azul y blanco
en pingos de airoso tranco
y en gauchos, de corazón.
En más de una ucasión
jue proclamada tu muerte
pero cualquiera hoy alvierte
al oservarte lucir:
¡que por siempre has de vivir
porque estar viva es tu suerte!        

Sin duda, ¡qué lujo es ver
hombres pa’ ensiyar, parejos,
que ya amuestran dende lejos
condiciones de saber!
Otros tienen el valer
de lucir una tropiya,
que’n su entable hoy maraviya
al incrédulo pueblero,
y que ayer -junto al resero-
tranquió por yano y cuchiya.

Otros en una volanta,
en carro, en sulky o en chata,
muestran algo que retrata
un pasao que se agiganta.
Y si hay un ayer que canta
también pasa la carreta
que a la historia se enhorqueta
sin que’l presente la meye,
y al tranquito de sus güeyes
¡ya ni el tiempo la asujeta!

Van camperos, que enancadas,
yevan paisanas donosas,
livianas, sueltas, airosas,
como flores perfumadas;
otras pasan bien montadas
a la usanza femenina,
pues no solo en la cocina
demuestra su condición:
¡que hace también tradición
nuestra mujer Argentina!

Y en semejante entrevero
de hombres, cabayos, carruajes,
gurises de crioyos trajes
rinden culto a lo campero,
¡si hasta el hombre más matrero
se siente al punto tocao!,
y uno piensa en el pasao,
en el ayer, lo que jue…
Y viendo lo que se ve
¡se pone’l pecho inflamao!

Y van las delegaciones
defilando de una a una,
y el animador auna
a cada, sus condiciones.
Hay estancias con sus piones
que también hacen su paso.
Y digo cerrando el trazo
en que describo esa ación:
¡Defilaste, tradición,
mostrando que no hay ocaso!
                                                        (30/12/1987)


lunes, 10 de noviembre de 2014

75° ANIVERSARIO DEL DÍA DE LA TRADICIÓN

75° Aniversario del
Día de la Tradición
     1939 – 2014

¡Día de la Tradición!:
henchido el pecho y ufano
como galopiando el yano
retoza mi corazón.
Se hace la fecha mojón
y el ayer gaucho es bastión
que’n un presente paisano
lo hace al país soberano:
¡Día de la Tradición!

Feliz día a todos los tradicionalistas!!

                             C.R.R.

miércoles, 22 de octubre de 2014

PA' MADALENA

(triunfo)

Primera

Juan de Garay anduvo
por los comienzos.
¡Lo nombro por los comienzos!

Acá habitaban indios
de raza pampa.
¡Ya me imagino la estampa!

Por mil seiscientos treinta
ya se sabía.
¡Qué una redución había!

Por “pueblo de las islas”
lo conocían.
¡Dicen que así le decían!

Estribillo

Este triunfo es pa’l Pago
de Madalena.
¡Miren si vale la pena!

Segunda

Dicen que jué fundao
en mil siete treinta.
¡La antigüedá representa!

Doscientos cincuenta años
yeva de vida,
¡la antigüedá recorrida!

El “Fuerte de Atalaya”
en su partido,
¡era heroico y conocido!

Pasó Rosas su infancia
por estos pagos.
¡Los nombro a “los coloraos”!

Estribillo

Este triunfo es pa’l Pago
de Madalena,
¡¡Corre tu sangre en mis venas!!
                                   (12/05/1970)